lunes, 31 de mayo de 2010

Maldita adultez.

Hoy sufrí uno de los problemas de la adultez, una llamarada ácida recorrió mi esófago hasta la garganta. Una llamarada fuerte. Entonces pienso ¿Qué es esto? ¿Ahora tengo acidez? Pienso que mi papá tiene acidez, y que perfectamente yo podría tenerla también.
Ahora empiezo a sufrir los problemas de la adultez. A los 26. Porque nunca había tenido acidez.
Desde el año pasado que sufro contracturas grandes también, que me hacen reventar la cabeza.
Antes no me pasaba esto.
También pienso que me está costando dormir de noche, que me parece que estoy estresada. Últimamente pienso, cuando estoy así desvelada en la cama, en cuando era chica, me acostaba y me dormía, sin más. Ahora no puedo dejar de pensar cosas. Trato de no pensar en nada, como cuando era chica. Me acuerdo que para dormirme cuando era chica pensaba en que estaba recostada en un manto de flores, o que era un perro en un cementerio de aviones, que cuidaba los restos mientras descansaba, y también pensaba en las patoaventuras. Todo esto porque tenía tres juegos de sábanas: una de flores, una de avioncitos y otra que decía patoaventuras y era el pato donald vestido de indiana jones tirándose a lo tarzán de una liana verde. En casa de mi papá tenía una sábana con arabescos azules, así que lo que pensaba era que era una gran nube viajando por el cielo, que era la parte viva de las nubes, si es que las nubes están vivas. Ahora pienso en trabajos que tengo que hacer, pienso en el amor, en lo que es el amor, y esas pavadas. Pienso en las obras que hago y en las que hice, en las conversaciones que tuve, en lo que quiero y lo que tengo. En fin, un asunto terrible dormirme.
Me gustaría recuperar un poco ese estado de cuando era adolescente o niña, pero por otro lado pienso que bueno, que el tiempo pasa, y que el cuerpo me está respondiendo diferente. Porque mi cabeza es también una parte del cuerpo, y está funcionando diferente. Supongo que el tiempo pasará y poco a poco el cuerpo me irá doliendo más, sufrirá colapsos, hasta que en algún momento, el cuerpo diga "ya no más" y me desvanezca. Supongo que es lo que nos pasa a todos. Si así tiene que hacer, pienso "bueno, será cuestión de pasar la experiencia esta del tiempo en el cuerpo, y ya".
Pero me llama la atención, esto que me pasa en el cuerpo. Y pienso "es la adultez. La maldita adultez que me ha llegado.
¡A celebrar esta maldita adultez!

Sol

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Sol, no sé como llegué a tu blog, creo que buscando algo en google y heme aquí. Coinicido con que este tipo de malestares tiene su origen no tanto en la edad, sino en las cosas que vienen con ella como las preocupaciones, la pregunta sobre el futuro, el deseo de que nos vaya bien en lo que hacemos, en síntesis, el famoso stress que repercute a modo de contracturas, acidez, herpes, etc. No hay otro modo, ya que el cuerpo es el único recipiente que tenemos para canalizar la vida. Me encantó pensarlo como una transformación, en sentido positivo, que la mente le implica al cuerpo. Tomarlo como algo que si bien se sufre trae como corolario la certeza de un cuerpo vivo, de una cabeza que piensa y siente, y de tener un cuerpo que siempre alojará esa revolución interior. Voy a procurar tomarme mis incipientes achaque de esa forma. Saludos! Victoria

Maru dijo...

Sí, pienso lo mismo de que me duela la rodilla.... la vejez.

djego maradonna dijo...

sol en genia sos una zarpada!

el que te quiere

franko dijo...

yo creo que te estas convirtiendo en una pequeña woody allen; dolores, paranoias y teatro. Cada vez vas a vanzando mas profesionalmente y sitiendote peor a nivel psico-fisico. Y un dia terminas diciendo monologos interminables sobre males imagianrios a personas que no conoces que te miran sin entender mientras vos abusas de menores de edad. jajajajajjaaja. y como dice el padre de homero: " y te pasara a ti"

Marchante dijo...

puff. Las patoaventuras eran de mis prefes.
Srta. hemos vuelto.
le mando cyber besos!

Anónimo dijo...

Sos vos la de la propaganda de las sopas Quick?

la Dama sol dijo...

jaaaa

si!

Soy yo.

la Dama sol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.